La Policía Nacional ha detenido a dos varones, de 19 y 24 años, como presuntos autores de un delito de amenazas graves, si bien, a este último le constaba en vigor una reclamación judicial.

Inicio de la intervención: llamada al CIMACC-091

En la noche del lunes 13 de marzo, se recibe en el CIMMAC-091(Centro Inteligente de Mando de Comunicación y Control) de la Policía Nacional, una llamada de un ciudadano, alertando que se estaba produciendo una discusión entre varias personas en una vía pública de la zona centro de Santander.

Inmediatamente agentes pertenecientes al Grupo de Atención al Ciudadano (G.A.C.), se personaron en el lugar observando a un taxista, y a varias personas huir a la carrera, ante la llegada policial.

La víctima relataba a los agentes, que momentos antes había trasladado a una joven hasta ese lugar, quien por problemas de saldo con su tarjeta bancaria, decidió subir a su domicilio con la intención de bajar seguidamente para abonar la carrera al taxista, a lo que éste accede. Finalmente, y tras permanecer a la espera durante unos minutos, dio por perdido el servicio, por lo que decidió abandonar el lugar y regresar a su parada.

Igualmente manifestaba a los agentes, que minutos después de regresar a su parada, fue requerido por su centralita para que volviera nuevamente al lugar donde se apeó la joven, ya que la misma deseaba abonar la carrera.

Una vez allí, parece ser, que la joven se encontraba acompañada de dos varones, siendo éstos, los que se acercan a la víctima en una actitud hostil, profiriéndole uno de ellos amenazas mostrándole una botella rota con la que le ocasiona un pequeño corte en una de sus piernas, huyendo rápidamente al personarse los agentes policiales.

Intervención Policial: localización y detención

Finalmente, los agentes policiales, procedieron a la detención de los dos varones, como presuntos autores de un delito de amenazas graves.

Uno de ellos, que contaba con antecedentes, también fue detenido por reclamación judicial.

Los detenidos, una vez oídos en declaración, fueron puestos por estos hechos en libertad con cargos con la obligación de personarse en sede judicial al día siguiente en calidad de investigados para Juicio Rápido por Delito.

Uno de éstos, además le constaba una reclamación por parte de otro Juzgado.